domingo, 13 de junio de 2010


APARATO REPRODUCTOR FEMENINO:


El aparato reproductor femenino es el sistema sexual femenino. Junto con el masculino, es uno de los encargados de garantizar la reproducción humana. Ambos se componen de las gónadas (órganos sexuales donde se forman los gametos y producen las hormonas sexuales), las vías genitales y los genitales externo.


PARTES DEL APARATO REPRODUCTOR:


Órganos internos

Ovarios: son los órganos productores de gametos femeninos u ovocitos, de tamaño variado según la cavidad, y la edad; a diferencia de los testículos, están situados en la cavidad abdominal. El proceso de formación de los óvulos, o gametos femeninos, se llama ovulogénesis y se realiza en unas cavidades o folículos cuyas paredes están cubiertas de células que protegen y nutren el óvulo. Cada folículo contiene un solo óvulo, que madura cada 28 días, aproximadamente. La ovulogénesis es periódica, a diferencia de la espermatogénesis, que es continua.
Los ovarios también producen estrógenos y progesteronas, hormonas que regulan el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios, como la aparición de vello o el desarrollo de las
mamas, y preparan el organismo para un posible embarazo.


Tubos uterinos o Trompas de Falopio: conductos de entre 10 a 13 cm que comunican los ovarios con el útero y tienen como función llevar el óvulo hasta él para que se produzca la fecundación. En raras ocasiones el embrión se puede desarrollar en una de las trompas, produciéndose un embarazo ectópico. El orificio de apertura de la trompa al útero se llama ostium tubárico.
Útero: órgano hueco y musculoso en el que se desarrollará el feto. La pared interior del útero es el endometrio, el cual presenta cambios cíclicos mensuales relacionados con el efecto de hormonas producidas en el ovario, los estrógenos.
Vagina: es el canal que comunica con el exterior, conducto por donde entrarán los espermatozoides. Su función es recibir el pene durante el coito y dar salida al bebé durante el parto.
La irrigación
sanguínea de los genitales internos está dada fundamentalmente por la arteria uterina, rama de la arteria hipogástrica y la arteria ovárica, rama de la aorta.
La inervación está dada por fibras
simpáticas del plexo celíaco y por fibras parasimpáticas provenientes del nervio pélvico.

Órganos externos


En conjunto se conocen como la vulva y están compuestos por:

Clítoris: Órgano eréctil y altamente erógeno de la mujer y se considera homólogo al pene masculino, concretamente al glande.
Labios: En número de dos a cada lado, los labios mayores y los labios menores, pliegues de piel salientes, de tamaño variables, constituidas por glándulas sebáceas y sudoríparas e inervados.
Monte de Venus: Una almohadilla adiposa en la cara anterior de la sínfisis púbica, cubierto de vello púbico y provista de glándulas sebáceas y sudoríparas.
Vestíbulo vulvar: Un área en forma de almendra perforado por seis orificios, el meato de la uretra, el orificio vaginal, las glándulas de Bartolino y las glándulas parauretrales de Skene.
La forma y apariencia de los órganos sexuales femeninos varía considerablemente de una mujer a otra.


SU FUNCION DEL APARATO REPRODUCTOR FEMENINO ES:

Ovarios: Son dos órganos del tamaño aproximado de una nuez alojados en la parte inferior del abdomen. Sus principales funciones son la producción de las hormonas femeninas (estrógenos y progesterona) y la producción de los óvulos. Están situados uno a cada lado del útero unidos a él por medio de las trompas de Falopio.
El ovario en un feto femenino puede contener 6.000.000 de óvulos u oocitos. Al nacer, la cifra se reduce a 500.000, pero la gran mayoría degenera, y en la pubertad solo quedan 30.000. Esta cantidad es suficiente para completar el ciclo vital de la mujer, ya que únicamente 500 o 600 óvulos serán expulsados del ovario entre la pubertad y la menopausia.
Trompas de Falopio: Son dos tubos de una longitud que va desde los 10 a los 12 cm de largo que capturan los óvulos al salir de los ovarios y los conducen al útero a través de los oviductos. En ellas se produce la fecundación del óvulo por el espermatozoide.
Útero o matriz: Es el órgano de gestación, está compuesto por tejido muscular de 1,5 cm de profundidad. Es un órgano hueco y plano, con forma de pera, localizado entra la pelvis y la vejiga.
En una mujer joven nuligesta el útero mide de 7 a 8 cm de alto por 5 cm de ancho. Para adaptarse al feto durante el embarazo el útero llega a alcanzar los 40 cm de altura y una anchura de 30 cm. En el embarazo su masa aumenta entre 12 y 20 veces y su volumen interno se multiplica hasta 800 veces para pasar de un volumen similar al de una cuchara sopera al necesario para albergar a un bebé de hasta 5 kg. Por último el peso del útero pasa de lo 30 o 40 gr a los casi 1.200 gr sin feto.
Cuello del útero o Cérvix: Es un canal de entre 2 y 3 cm que une el útero con la vagina. Se divide en cuello vaginal y cuello supravaginal.
El cuello del útero queda delimitado por el ostium interno y el ostium externo.
La palabra ostium proviene del latín y significa orificio.
Vagina: Es el órgano femenino de copulación además del canal de tránsito y dilatación durante el parto. Está compuesto por un canal musculoso de 8 a 12 cm de largo que se extiende desde el útero hasta el vestíbulo. Durante su ascensión adquiere una angulación de 60º hasta quedar en ángulo recto respecto al útero.
Sus paredes están cubiertas por numerosas glándulas que producen la lubricación natural de la vagina.



El Ciclo Menstrual:
Cada mes, una mujer con ciclos menstruales regulares sufre una hemorragia o sangrado: la menstruación. Un ciclo menstrual normal oscila entre los 21 y 35 días, se toma como primer día del ciclo al primer día de sangrado.
En el ciclo menstrual podemos distinguir:
Una fase folicular que comienza el primer día de la menstruación, tiene una duración variable de 12-14 días; hay un predominio de la hormona FSH, que es la que interviene en la maduración del folículo primordial que va a convertirse en folículo de De Graaf. También el nivel de estrógenos segregado por el folículo en maduración aumenta en esta etapa, encontrando su pico máximo inmediatamente antes de la ovulación; en el útero se produce aprox. a partir del 5to día la proliferación de la capa endometrial.
Luego se produce la ovulación; un brusco aumento de la hormona LH, estimula la ovulación. Al mismo tiempo comienza a elevarse ligeramente el nivel de progesterona. Tanto el ovario como el hipotálamo contribuyen a la ovulación.
Luego de la ovulación comienza la fase luteínica que dura aprox.14 días, luego de la cual los niveles de la hormona FSH y de la LH disminuyen hasta alcanzar los valores más bajos hacia el final de la etapa. El aspecto característico es el aumento de progesterona, producto de la secreción del cuerpo lúteo, que tiene por finalidad prepararse para la gestación. En el útero, el endométrio se engrosa aún más aumentando la proliferación de glándulas y vasos sanguíneos.
Si no se produjo la fecundación, el cuerpo lúteo degenera, y los niveles de estrogeno y progesterona disminuyen hasta valores muy bajos. Aparece entonces la fase llamada de supresión hormonal, parte de la pared endometrial se desprende dando lugar a la menstruación.
la primera regla suele aparecer hacia los 12 o 13 años; a partir de aquí, la mujer pasa menstruando 72 días al año. A lo largo de la vida fértil, que desaparece hacia los 45 años, sufre la regla durante 2.800 días. (Siete años y medio aproximadamente). En cada menstruación se pierden de 50 a 100 gramos de sangre. Durante la vida fértil, la mujer deja escapar un total de 28 litros de sangre. El liquido menstrual, que proviene de la pared interna del útero, esta compuesto por tres partes de sangre y también de mucosidades segregadas por las glándulas del útero, de fragmentos de mucosa necrosada y células vaginales descamadas en el resto.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada